miércoles, 2 de febrero de 2011

Política económica distributista (I)


La actualidad del debate político se encuentra centrada, por una vez, en el verdadero gran problema de la nación española (al menos en el orden material, aunque también está relacionado y no poco con otro tipo de problemas de índole moral), la lamentable situación económica que, tras años de burbujas artificiales y precios hinchados, nos deja un panorama realmente desalentador que condena a cerca de la cuarta parte de la población en edad de trabajar, y casi la mitad de los jóvenes, al desempleo.

Las políticas públicas desarrolladas no han aliviado el problema, sino que más bien han contribuido decisivamente a su agravamiento, pues han servido al interés de la gran banca y de la grandes fortunas de la construcción y otros sectores cercanos al poder, y los pocos recursos que se han destinado a los menos favorecidos se han hecho en forma de subsidios que no atacan el problema de fondo y tan sólo suponen, en el mejor de los casos, un parche temporal.

¿Pueden las ideas distributistas aportar algo de luz al asunto? ¿Qué medidas inspiradas por estas ideas se podrían implementar en nuestro país?.

Si la primera víctima de la guerra es la verdad, se podría decir que la primera víctima de la crisis es la justicia. Si la especulación inmobiliaria ha hecho rica a una minoría cercana al poder, ¿porqué sus desastrosas consecuencias han de ser pagadas por una mayoría de ciudadanos prácticamente desposeídos de propiedades (o endeudados hasta las cejas para poder poseer tan sólo un modesto hogar) por esa minoría?. Una política económica distributista debería comenzar por esa idea: la justicia económica, entendida como promoción de las oportunidades y el esfuerzo personal y valoración de la vida y la condición humanas por encima de las cuestiones materiales. Se deberían fomentar los negocios de base familiar y el acceso generalizado a la propiedad. Las actividades de pequeño tamaño tendrían que ser incentivadas y tener un régimen jurídico y fiscal más atractivo y sencillo. Se debería fomentar, a partir del principio de subsidiariedad, el resurgimiento de instituciones que puedan llegar allí donde las familias por sí solas no pueden (por ejemplo, para proveerse del crédito que ahora les hes negado). En general, no se trataría de una política destinada a crear algo nuevo y distinto, sino a restituir un orden económico que ha sido quebrado por la acción de especuladores y mangantes de diversas especies y pelajes. Se trataría de una labor de reconstrucción similar a la que desarrolló Sam Sagaz tras volver a la comarca en el tercer libro de "El Señor de los Anillos" y encontrar el infierno en el que su Comarca natal se había convertido en aras de la "modernidad".

Iniciamos en este blog una lista de medidas, sin aspiraciones de exhaustividad, que a nuestro juicio podrían mejorar la situación económica partiendo de planteamientos típicamente distributistas. La lista no está cerrada sino a la espera de que ustedes, estimados lectores, tengan a bien hacer sus aportaciones. La distribuiremos en 8 grandes bloques, si bien podrán añadirse, eliminarse o reagruparse bloques. Estos bloques serían:

I. MEDIDAS DESTINADAS A FOMENTAR LA EMPRESA FAMILIAR.

II. MEDIDAS DE APOYO ECONÓMICO A LAS FAMILIAS Y FOMENTO DE SU ACCESO A LA PROPIEDAD.

III. MEDIDAS PARA MEJORAR LA LIBERTAD DE ELECCIÓN DEL TRABAJADOR POR CUENTA AJENA.

IV. MEDIDAS DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA FRENTE A POSICIONES DE ABUSO DE GRANDES EMPRESAS.

V. MEDIDAS DE DEFENSA DEL CONSUMIDOR FRENTE A POSICIONES DE ABUSO DE GRANDES EMPRESAS.

VI. MEDIDAS SOBRE SECTORES ESTRATÉGICOS PARA EL DESARROLLO ECONÓMICO Y SOCIAL.

VII. MEDIDAS PARA EL DESARROLLO DE ZONAS DEPRIMIDAS.

VIII. MEDIDAS PARA EL FOMENTO DEL ASOCIACIONISMO Y LA ECONOMÍA SOCIAL.


Para comenzar debatiríamos, si ustedes lo tienen a bien y agradeciendo de antemano sus aportaciones, las medidas que podrían incluirse en el primer bloque:

I. MEDIDAS DESTINADAS A FOMENTAR LA EMPRESA FAMILIAR:


I.1. Racionalización del régimen fiscal de los trabajadores autónomos y pequeñas empresas, empleando facturación y contabilidad telemática para la estimación directa de ingresos y gastos, eliminando de los módulos y la estimación objetiva, reduciendo los impuestos a estas empresas y aumentando la lucha contra el fraude y la economía sumergida.
I.2. Eliminación del impuesto de sucesiones para los bienes adscritos a actividades económicas que continúen los descendientes (hasta cierto importe).
I.3. Regulación (con un régimen legal y fiscal ultrasimplificado) y fomento de las "microactividades" (actividades económicas y artesanales desarrolladas a tiempo parcial por una persona y que, pudiendo ser el embrión de un futuro negocio, aún no generan ingresos suficientes para que esa persona se pueda dedicar a ellas en exclusiva).
I.4. Simplificación de los trámites para la creación de pequeños negocios.
I.5. Sustitución de la cotización obligatoria a la Seguridad Social de los trabajadores autónomos por un sistema voluntario con alternativas en el sector privado y asociativo/gremial.

4 comentarios:

  1. Arrea. Son muchas medidas. Deberías discutir una por una para que saquemos algo en limpio.

    Por ejemplo, la primera: Eliminación de la cotización obligatoria a la Seguridad Social de los trabajadores autónomos.

    Todo se puede proponer pero en principio esta cuestión ni parece relevante ni conveniente ni coherente.

    Relevante porque se trata de cantidades mínimas de cotización.

    Coherente porque no damos ese derecho al resto de trabajadores.

    Conveniente porque presuponemos que los autónomos individuales son responsables y van a garantizarse sus jubilaciones.

    Tenemos que preguntarnos cuál es el objetivo de esta medida no solo a efectos del corto plazo sino del largo plazo. Eliminarla reactivaría la economía AHORA pero pondría las jubilaciones de algunos en peligro MAÑANA. Eso no significa que no se pueda utilizar una situación intermedia de eliminarlas temporalmente para luego reestablecerlas, otorgando más flexibilidad al autónomo.

    En principio, tenemos que partir del supuesto real que las personas tienden tendencia a ser incompetentes por desconocimiento o por falta de voluntad. Diseñar un sistema con la hipótesis de que las personas tienen que ser competentes (liberalismo) o incompetentes(socialdemocracia)es estar lejos de una concepción antropológica realista.

    ¿Es realista pensar que muchos van a ser competentes ahorrando ahora de motu propio para prevenir en su jubilación? Me temo que no porque las personas son cada vez más irresponsables y tienden a priorizar los goces, y entre estos los más cercanos en el tiempo. Por tanto, un sistema mixto que fomente la responsabilidad pero presuponga la irresponsabilidad de las personas, sería más bien lo que habría que diseñar.

    Eliminar las cotizaciones solo se fija en un parte.

    ResponderEliminar
  2. Gracias T_Paz, comprendo perfectamente tu reacción y tu "Arrea" ;), no obstante esta lista de medidas no me la he inventado de un día para otro sino que la venía elaborando años atrás, incluso antes de saber acerca del distributismo. Después encontré que muchas de ellas iban, creo, en la misma dirección (otras no y no las he puesto). También entiendo que la lista, además de incompleta, pueden contener cosas que no todo el mundo considere acertadas, incluso puede que yo mismo después de leer comentarios me convenza de su no idoneidad. Tampoco se trata de hacer una lista exhaustiva como hacen los partidos políticos.
    Sobre la cotización de los autónomos a la seguridad social, actualmente vienen pagando como mínimo 225 euros/mes ganen lo que ganen. Eso es lo primero que se debería corregir, si tú empiezas un negocio y no ganas nada o muy poco, ¿porqué has de pagar lo mismo que alguien que gane mucho?. Al final la pensión que se obtiene cotizando esos importe no es muy superior a la no contributiva.
    En cuanto al impacto económico, en España hay 3 millones de autónomos dados de alta en la seg.social, frente a 13 millones en régimen general. Además los del régimen general, cotizan tanto ellos como su empresa, por lo que los ingresos a la seguridad social de cada uno de ellos son mucho mayores que los de los autónomos (que por cierto casi todos ellos cotizan el mínimo, por algo será). Según mis cálculos esos ingresos por persona son como 3 veces mayores. La bajada de ingresos de la seguridad social la he calculado en torno a un 7%. Pero se produciría una subida de otros conceptos impositivo por la cantidad de economía sumergida que saldría a flote, ya que créeme si te digo que muchísimos no se dan de alta casi exclusivamente por este motivo.
    Y el motivo fundamental de la inclusión de esta medida, que no es sino la voluntariedad del seguro social, es incentivar a que aparezcan pequeños negocios sin tener que contar con esa "bajada de bandera" de 225/mes que no parece mucho pero al principio realmente desincentiva. Por supuesto esto admite muchas variantes, cotizar a partir de cierto nivel, obligatoriedad de tener un pla de pensines alternativo, etc. pero creo sinceramente que la situación actual del tema es terriblemente desincentivadora.

    ResponderEliminar
  3. Siguiendo los acertados consejos de T_Paz, hemos rehecho el post para debatir en primer lugar tan sólo las medidas de fomento de la empresa familiar.

    ResponderEliminar
  4. Asimismo hemos cambiado el orden de las medidas, que no estaba en función de su importancia, para que la relativa a cotizaciones sociales figure al final, y cambiado la redacción de la misma para hacerla menos "categórica":

    Antes:
    "I.1. Eliminación de la cotización obligatoria a la Seguridad Social de los trabajadores autónomos."

    Ahora:
    "I.5. Sustitución de la cotización obligatoria a la Seguridad Social de los trabajadores autónomos por un sistema voluntario con alternativas en el sector privado y asociativo/gremial."

    ResponderEliminar